Type

Database

Creator

Date

Thumbnail

Search results

266 records were found.

Plant molecular breeding represents a new technology that adds to, rather than substitutes for, traditional breeding practice, and shares with it the same long-standing objectives: higher yield, better products, better-adapted plants. Additionally, it allows the consideration of completely new applications: pharmaceuticals, industrial products and bioremediation processes. Safety issues and the socio-economic prospects of this new technology are discussed
Es posible que la capacidad de predecir algunos aspectos del futuro inmediato sea una característica innata de la mayoría de los seres vivos. Sin embargo, el empeño en descifrar el futuro a medio y largo plazo es algo privativo de la especie humana. Una reflexión sobre este empeño es lo que nos ofrece Pablo Francescutti en su interesante ensayo
Kernel proteins from Aegüops-Triticum species were extracted and fractionated by a simplified procedure. Diploid species relationships as stablished by this method are parallel to a great extent to those stablished by citogenetical methods. Protein distributions of Aegüops alloploids are reconstructed by mixture of the diploid parental species. Triticum tetraploids are not satisfactorily reconstructed this way, a fact which is consistent with the uncertainty of the B genome origin.
THE specificity of synthesis of -sitosterol esters in the endosperm of the allohexaploid wheat, Triticum aestivum (genomesABD), is different from that of the allotetraploid wheat, T. durum (genomes AB). Palmitate (P) followed by linoleate (L) are the main esters in the hexaploid, while linoleate accounts for more than 90 per cent of the sito-sterol esters in the tetraploid. Although the phenotypic difference between the two species is the presence of palmitate in T. aestivum, a complete system for palmitate and linoleate (P–L) synthesis is added with the D genome to T. durum (AB), because both Aegilops squarrosa (D) and a synthetic T. spelta (ABD) show the P–L pattern (Fig. 1)
La aplicación de las nuevas técnicas biotecnologías a la agricultura están suscitando un encendido debate en Europa cuyas consecuencias negativas para el desarrollo económico del continente pueden llegar a ser considerables. A escala mundial, ya se han sembrado más de sesenta millones de hectáreas de plantas transgénicas (mal llamadas OCM) en 2003r mientras que en Europa está en vigor una moratoria "de tacto" que ha limitado en extremo la siembra de estas cosechas y ha bloqueado por completo cualquier nueva autorización. En la actualidad hay sembradas en España unas sesenta mil hectáreas.
Somos una especie artificial porque nos valimos del artificio para violar las fronteras de nuestro espacio asignado. Dominamos el fuego, el agua, la piedra y el metal para emprender la conquista del reino de lo verde: sin el tratamiento térmico, la lixiviación o la molienda, no habríamos superado el pobre repertorio de lo blando y lo inocuo, ni nuestra población hubiera excedido la decena de miles de reproductores que al parecer fuimos durante la mayor parte del Pleistoceno. Colonizamos el mundo mediante el artificio, gracias a una dieta artificial que acabaremos de inventar el mismo día de nuestra próxima extinción.
La elaboración y normalización de los criterios para evaluar la cebada y la malta es un hecho relativamente moderno en una industria tan antigua colijo la cervecera. Distintas instituciones especializadas como la European Brewery Convention (1953), la American Society of Brewing Chemists (1944) y el Instituto of Brewing inglés (.1948) han dictado normas de análisis que en general permiten evaluar cebadas y maltas de variedades conocidas. Das distintas pruebas, de orden físico, químico y fisiológico, suelen resultar insuficientes cuando se trata de variedades de nueva introducción, siendo entonces indisj)ensable realizar ensayos de distinta naturaleza, como son los que se engloban bajo el término de malteo experimental. Evidentemente las circunstancias dictarán el número y tipo de análisis a realizar, ya que no resulta lo mismo examinar...
Querida Amalia: Entre los problemas que compartimos poetas y científicos está el de las obvias limitaciones del lenguaje cotidiano para plasmar nuestras percepciones del universo poético o del mundo natural. Desde que hace unas semanas se publicó la identificación de receptores para el quinto sabor 1, me viene rondando la idea de escribirte sobre este y otros avances relacionados con los sentidos del gusto y del olfato, sentidos sobre los que los biólogos seguíamos desconociendo aspectos fundamentales y sobre los que los poetas han dado a menudo muestras de desorientación. A ese quinto sabor, que es el del glutamato y algunos otros aminoácidos, se le viene conociendo por el nombre de umami, una palabra japonesa que al parecer significa «sabroso» o «delicioso», y creo que vosotros los poetas podríais tal vez evitar que la adoptemos en e...
Me propongo dar cuenta de una encrespada controversia en curso, relativa al número de muertes anuales que se imputan a la «epidemia» de obesidad, y surge ante mí la figura de Ancel Benjamin Keys (1904-2004), pionero en la aplicación de regresiones y ecuaciones de predicción al análisis de la relación entre dieta y salud colectiva en el ser humano. Recuerdo bien sus destartalados laboratorios bajo las gradas del Memorial Stadium de la Universidad de Minnesota, donde lo conocí en 1965 por mediación de su colega y asociado Francisco Grande Covián, y también me viene a la memoria que fue con ellos con quienes compartí mi primera ensalada griega. El profesor Keys era ya entonces famoso más allá del ámbito estrictamente científico porque su nombre se asociaba a dos dietas muy conocidas: las célebres raciones K, consumidas y odiadas por los s...
Me dijiste que dos de las cinco colmenas de tu padre habían aparecido vacías por sorpresa, y había querido la casualidad que esa misma mañana yo hubiera leído que David Hackenberg, un apicultor del Estado de Florida, acababa de dar cuenta de un masivo colapso de las colonias de abejas de su empresa: en una inspección de cuatrocientas colmenas que estaban sanas por completo tres semanas antes, 368 aparecían prácticamente vacías, ya que sólo conservaban la reina y un cierto número de crías, sin que quedara rastro siquiera de las obreras o de sus cadáveres. Parece que este tipo de incidente está repitiéndose con demasiada frecuencia en distintas partes del mundo y que la actividad apícola se enfrenta a un nuevo síndrome al que ha dado en llamarse de «despoblamiento o desabejamiento» de la colmena
Want to know more?If you want to know more about this cutting edge product, or schedule a demonstration on your own organisation, please feel free to contact us or read the available documentation at http://www.keep.pt/produtos/retrievo/?lang=en